Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
PlanetadeLibros
Constanza Michelson
Viña del Mar, Chile, 1978
Mónica Molina

Constanza Michelson

Viña del Mar, Chile, 1978

Psicóloga de la Universidad Diego Portales y magíster en Psicoanálisis. Desarrolló y dictó cursos en universidades nacionales sobre problemáticas relacionadas a la clínica de las adicciones. Ha trabajado en temáticas relativas a las lógicas de la vida amorosa, lo que elabora ampliamente en su libro 50 Sombras de Freud: laberintos del amor y el sexo, un tratado sobre los avatares estructurales y contemporáneos del amor y la erótica.

Transita entre el campo académico y la cultura pop con una particular flexibilidad y lenguaje, que permite comprender ciertos debates del pensamiento, así como también discursos y prácticas actuales. Junto a su trabajo clínico, se ha dedicado a la escritura en un intento por cruzar el psicoanálisis y el análisis político y cultural. Es autora del blog «Psicoanálisis y la ciudad» y columnista en diversos medios escritos y digitales como The Clinic, Hoy x Hoy y Huffington Post España.

Nostalgia del desastre

Constanza Michelson

Íntimo. Valiente. Fulminante. Un viaje sin retorno.

Sinopsis de Nostalgia del desastre

Un incidente derrumba el mundo conocido de la infancia, dejando una ruina persistente en una niña sin nombre. Nostalgia del desastre es la historia de un día decisivo, al cual se puede entrar y salir por diversos ángulos con consecuencias distintas. Ver con uno o los dos ojos, escuchar lo que no pasó, no oír lo que sí ocurrió. La memoria y la historia son dos clases de verdad que se enfrentan en este relato. Cruzando la historia privada con la de su tiempo, Constanza Michelson recorre la zona intermedia entre el fin de un mundo y un comienzo. Nos lleva a observar lo que hay en el abrumador entretiempo: restos, tedio, incluso una inconfesable nostalgia del desastre. A medio camino entre el retrato de familia y el ensayo cultural, este libro compone un divagar íntimo y colectivo sobre la dificultad de reconstruir y crecer, la convivencia del mal y el bien, la frivolidad y el escándalo, y el retorno de la guerra. “Se puede nacer con un disparo, dice Constanza Michelson, desacreditando la respuesta legal de la pertenencia. Fuera del látigo retórico de las raíces, el escándalo de la memoria. Ni testigo, ni víctima, la autora procura una interpretación que construye identidad en la medida que se relata; no se trata solo de describir los hechos, sino de salvarlos. Hace de la prosa un viaje y fuente de pertenencia. En la historia, hay una sola manera de terminar: continuar” (Ana Arzoumanian).

Un incidente derrumba el mundo conocido de la infancia, dejando una ruina persistente en una niña sin nombre. Nostalgia del desastre es la historia de un día decisivo, al cual se puede entrar y salir por diversos ángulos con consecuencias distintas. Ver con uno o los dos ojos, escuchar lo que no pasó, no oír lo que sí ocurrió. La memoria y la historia son dos clases de verdad que se enfrentan en este relato. Cruzando la historia privada con la de su tiempo, Constanza Michelson recorre la zona intermedia entre el fin de un mundo y un comienzo. Nos lleva a observar lo que hay en el abrumador entretiempo: restos, tedio, incluso una inconfesable nostalgia del desastre. A medio camino entre el retrato de familia y el ensayo cultural, este libro compone un divagar íntimo y colectivo sobre la dificultad de reconstruir y crecer, la convivencia del mal y el bien, la frivolidad y el escándalo, y el retorno de la guerra. “Se puede nacer con un disparo, dice Constanza Michelson, desacreditando la respuesta legal de la pertenencia. Fuera del látigo retórico de las raíces, el escándalo de la memoria. Ni testigo, ni víctima, la autora procura una interpretación que construye identidad en la medida que se relata; no se trata solo de describir los hechos, sino de salvarlos. Hace de la prosa un viaje y fuente de pertenencia. En la historia, hay una sola manera de terminar: continuar” (Ana Arzoumanian).

Bibliografía de Constanza Michelson

Cargando...